La bicicleta está permitida en el transporte público como norma general, aunque en algunos casos se restringe en franjas horarias concretas que varían según el operador.

Hay que tener en cuenta que una bicicleta plegable será de gran utilidad para facilitar el transporte en las instalaciones y para minimizar el riesgo de molestar al resto de los usuarios.

En el metro, se permitirá el transporte de bicicletas en unos horarios concretos que varían en función de la comunidad autónoma. Por ejemplo, en Barcelona no se podrá transportar de 7h a 9,30h y de 17h a 20:30h en los días laborables, así como en Madrid también se restringe su uso de 7:30h a 9:30h, de 14h a 16h y de 18h a 20h. Además, hay que utilizar los espacios habilitados para las bicicletas. Hay una señal que indica dónde deben ir, aunque en el caso de creer que vas a molestar a los usuarios, espera al siguiente metro.

No obstante, estas normas no son necesarias en caso de tener una bicicleta plegable, siempre que no causen molestias al resto de los usuarios.

En el bus se permite viajar con la bicicleta plegable, siempre que esté plegada.

En el tren, el transporte de bicicletas variará en función de las normas de la comunidad autónoma, aunque en la mayoría de ciudades se podrá transportar en todas las líneas y sin limitaciones horarias siempre y cuando la ocupación del tren lo permita. El usuario deberá prestar atención en todo momento al objeto personal para garantizar la seguridad del resto de pasajeros. En el caso de las bicicletas plegables se consideraran equipaje de mano, siempre y cuando no ocasionen desperfectos al propio material ferroviario ni molesten a los pasajeros.

Las ciudades ya se han adaptado al uso de las bicicletas para un avance en la intermodalidad y así ir un paso más lejos en la movilidad sostenible. Ahora solo falta que los usuarios se adapten a ellas y las respeten siguiendo estas pequeñas normas para una buena convivencia ciudadana.

Por si te lo perdiste...