La pérdida de algo de valor, tanto material como sentimental, por un robo es una experiencia muy desagradable por la que, lamentablemente, nadie está exento de pasar. Son muchos los objetos deseados por los amigos de lo ajeno y, con su proliferación como medio de transporte privado y urbano habitual, la bicicleta es uno de ellos. Hay diferentes formas de robo pero la más habitual es cuando se encuentran aparcadas en las calles y vulnerables a la intención del ladrón. Por lo que elegir un buen sitio y asegurarla bien son unas buenas medidas de prevención, pero si llegamos tarde con este consejo aquí te contamos qué puedes hacer para, aunque sea difícil, recuperar tu bici.  

 

Haz la denuncia. Lo primero que hay que hacer es la denuncia y para ello es muy importante poder identificarla. Por eso siempre es importante contar con la factura de compra, si la compraste de segunda mano a un particular debes exigirle la factura original de su compra. También apúntate el número de serie y procura tener fotos actualizadas, sobre todo si tiene algún detalle o marca personalizada. Si la policía la encuentra, todos estos recursos son fundamentales para demostrar que es la tuya y poder recuperarla. 

 

 Crea comunidad

Súmate a la búsqueda. Apúntala en los registros de bicis robadas o extraviadas que suelen crear algunos organismos oficiales y también algunos grupos en redes sociales. Hay gente que los consulta cuando está por comprar una bici usada o encuentra una extraviada, si la ve registrada recibirás una llamada y estarás cerca de recuperarla. 

 

También es muy factible que la vendan por internet. Los ladrones roban bicis para venderlas como usadas en tiendas de compraventa, pero sobre todo de manera particular a través de internet, ocultándose detrás de la creación de perfiles falsos, ya sea en webs o en aplicaciones de transacciones entre usuarios. Así que visita las páginas en las que se ofrecen bicicletas de segunda mano,  nadie mejor que tú para reconocerla.  

 

¿Lograste localizarla? Si tuviste la suerte de hallarla no intentes ir tú solo a rescatarla. Comunícate con el vendedor, demuéstrale interés y queda con él para comprarla. Luego acude a la policía para informar del hecho, sumarlo a tu denuncia, y pedir su colaboración para que te acompañen de incógnitos a la cita programada para la compra falsa. Si es tu bici podrás recuperarla.  

 

Ahora ya sabes cómo actuar cuando te roben la bici, y aunque esperamos que nunca lo tengas que experimentar también has de saber que en las ciudades más pobladas de España se denuncian, de manera diaria, hasta algo más de una decena de bicicletas robadas. Por si tienes la mala suerte de que también la tuya se sume a estas estadísticas hay otras medidas de prevención que puedes tomar y así tener más posibilidades de recuperarla.  

 

Ayúdate de la tecnología

Una buena decisión es instalarle un rastreador por GPS que, a través de una app en tu móvil, te permite tenerla localizada en todo momento. Estos dispositivo que siguen los movimientos de tu bici son muy fáciles de ocultar, por ejemplo en la barra del manillar, en la potencia, en la tija del sillín o, si las lleva, hasta en alguna de las luces. Además su coste no es muy elevado, sobre todo si se trata de poner a salvo una bici que no es barata. También siempre tienes la opción de asegurarla, en cualquier caso cerciórate de atarla con un candado homologado, porque si no lo tienes es probable que la compañía de seguro no se haga cargo del robo.  

Por si te lo perdiste...