Utilizar la bicicleta a la hora de movernos por la ciudad tiene un sinfín de beneficios. Es, por ejemplo, un ejercicio físico cardiosaludable, un medio de transporte económico y es más rápida que el coche en distancias cortas. Además, no contamina ni con gases tóxicos ni con ruido y se puede aparcar con facilidad.

A pesar de todas estas ventajas, al ser un vehículo habitual, la bicicleta también está sujeta a una normativa específica. Para evitar multas indeseadas y conducir de forma tranquila y respetuosa conviene conocer en qué casos podemos ser sancionados.

 

Alumbrado

La bicicleta debe contar con un sistema de alumbrado de forma obligatoria: en la parte delantera una luz de posición de color y en la parte trasera una luz de posición roja y un catadióptrico (un elemento de señalización reflectante), no triangular, del mismo color. Su uso será necesario cuando se circule por la noche, en pasos inferiores y túneles.

 

Casco

Si acostumbras a circular por vías interurbanas has de saber que el casco de protección homologado es obligatorio tanto para ti como para tu acompañante. La excepción se da en los casos de rampas ascendentes prolongadas, por razones médicas que se acrediten o en condiciones de calor extrema.

 

Móviles y otros dispositivos electrónicos

Hablar por el móvil o escuchar música mientras vas en bici está prohibido. De hecho, cualquier uso que les des a tu smartphone o si usas auriculares conectados a receptores de sonido.

 

Pasajeros

Para los padres que suelen llevar a sus hijos con ellos en el velocípedo o cualquier persona que lleve a otra en este vehículo hay que tener en cuenta que solo se permite llevar a un pasajero. Este ha de ir en un asiento homologado siempre que este sea menor de siete años y el conductor mayor de edad.

 

Tasa de alcoholemia

Los ciclistas, como otros conductores, también están obligados a someterse al test de alcoholemia si se les requiere. Recuerda que la tasa máxima permitida es de 0.5 g/l de alcohol en sangre o de alcohol en aire espirado superior a 0.25 miligramos por litro.

 

7 normas básicas de circulación

 

  1. Antes de incorporarte a la circulación, mira hacia atrás y comprueba que no vengan otros vehículos o que estén lo suficientemente lejos para iniciar la marcha con tranquilidad.
  2. Cuando vayas a realizar cualquier tipo de maniobra durante la conducción es obligatorio señalizarlo al resto de los usuarios de la vía. Para hacerlo indícalo extendiendo el brazo horizontalmente a la altura del hombro.
  3. Mientras circules por la ciudad sitúate lo más próximo posible a la derecha de la vía. Y si vas en grupo recuerda que, como máximo, se puede circular en columna de a dos. Si durante la conducción tenéis poca visibilidad o hay mucho tráfico deberéis circular en fila, de uno en uno.
  4. Las bicicletas tienen prioridad de paso respecto al resto de vehículos cuando van por el carril bici, por un paso para ciclistas o si en el arcén está señalizado. Así como cuando el resto de vehículos vayan a girar para entrar en otra vía y el ciclista se encuentre cerca o circulando en grupo y el primero ya haya entrado en el cruce o rotonda.
  5. Los ciclistas siempre deben ceder el paso ante un paso de peatones o cuando vayan a girar para entrar en otra vía y haya personas cruzándola, aunque no tengan un paso debidamente señalizado para ellos.
  6. En cuanto a los cruces, la preferencia de paso la determina la señalización que la regule, ya sea un agente con el brazo levantado verticalmente o los brazos extendidos, la luz roja del semáforo o la amarilla no intermitente, una señal vertical de ceda el paso o siempre que haya una señal de detención obligatoria.
  7. Cuando se quiera girar a la derecha hay que situarse lo más cerca posible del borde de la calzada de ese lado e indicarlo con el brazo izquierdo doblado hacia arriba. En cambio para los giros a la izquierda hay que diferenciar entre si la vía es de sentido único o de doble sentido. En el primer caso hay que situarse lo más próximo al borde izquierdo de la calzada, señalizarlo con tiempo y extender el brazo izquierdo a la altura del hombro con la mano abierta hacia abajo. Si la vía es de doble sentido hay que aproximarse a la mediana para llevarlo a cabo.

Por si te lo perdiste...